Microenlaces

Las solicitudes de Exorcismos en México han ido a la alza.

12/04/2018

La palabra exorcismo viene del griego antiguo y significa "conjurar, obligar mediante juramento".

En el campo religioso, se refiere al acto realizado por una autoridad eclesial en contra de una fuerza maligna para expulsarla de una persona, de un objeto o de un lugar al cual tiene bajo su dominio. La fuerza maligna pueden ser espíritus, demonios, brujos, etc., según las creencias arraigadas en el contexto cultural en el que se da el fenómeno.

Los evangelios describen diversas acciones de liberación y expulsión de demonios realizadas por Jesús. Tales descripciones fundamentan la práctica del exorcismo en la iglesia católica, en la que se realiza siguiendo estrictamente el llamado "Ritual Romano". Sólo puede ser realizado por un obispo o por un sacerdote con el permiso de aquél, analizando cada caso con el objeto de descartar anomalías psicológicas del sujeto investigado.

La iglesia católica y otras comunidades cristianas, afirman que las causas de la invasión de espíritus malignos en las personas, van desde la participación en ritos satánicos, la consagración de un niño al demonio, pactos con el demonio para rendirle culto a cambio de algún favor, maleficios y prácticas de llamamiento de espíritus mediante la ouija o prácticas de adivinación. En todo esto, dice la iglesia, está implícito el riesgo de que la entidad espiritual consultada tome control de la persona, objeto o lugar.

En los años recientes diversos medios de comunicación han reportado un importante incremento atípico de los casos de exorcismo en México que ha superado la capacidad de respuesta de la iglesia.

La Santa Muerte - Narcotráfico - Culto al Diablo



La presentó en 2013 un reportaje de Vladimir Hernández en el que describe el crecimiento del número de exorcismos en México y la relación de las prácticas satánicas con el negocio del narcotráfico.

Los criminales acuden a solicitar ayuda y protección a entidades como "la niña blanca", denominación dada a la imagen de la santa muerte, objeto de devoción expresado como un esqueleto vestido de novia y que ha crecido enormemente a raíz de las recientes crisis económicas y de fe que se han vivido en México y Centroamérica y que, por efectos de la migración, se ha extendido a los Estados Unidos y Canadá.

"La Santa Muerte no es seguida solo por criminales, también por políticos, policías y artistas de renombre" afirma el periodista José Gil Olmos en respuesta a cuestionamientos de la BBC Mundo.

En Julio de 2017, el portal de publicó un reportaje de Opinión en la columna denominada "A renglón seguido" de Dr. José Carlos G. Aguilar en el que se relata que ya desde la década de los 80 se rumoraba del culto a satanás por parte de los traficantes de droga y que incluso ofrecían sacrificios humanos. Se expone en "A renglón seguido" la forma en que la imagen del diablo empezó a figurar paulatinamente en el ámbito público al lado de las imágenes de la Guadalupana, San Judas Tadeo, la Santa Muerte y Malverde. Así de pintoresca y contradictoria resulta la fe en nuestra región.

El su reportaje, el Dr. José Carlos G. Aguilar nos presenta el "santuario del angelito negro" una capilla construida especialmente para venerar al diablo en esa representación.

"Ellos (los narcotraficantes) saben que el diablo da pero también quita. Al diablo se le paga con dinero, pero también con la vida", nos relata el reportaje de Aristegui Noticias.

El 10 de abril pasado (2018), informó a través de un reporte de Eugenia Jiménez, que los 9 exorcistas de la Arquidiócesis de México "están saturados de trabajo".

Existe escepticismo en relación al tema, principalmente en algunos círculos científicos, pero resulta interesante observar la relación directa: "prácticas satánicas-actividades criminales-exorcismos". Al crecer la devoción al Diablo, la Santa Muerte o Malverde en México, se ha visto también un incremento en la cantidad de homicidios y de exorcismos solicitados a la insuficiente cantidad de sacerdotes mexicanos que sirven en esa especialidad.

Por si las dudas, no se meta usted en camisa de once varas. Manténgase al margen de la problemática. No se involucre en esos temas. ¡Persígnese!... ¡Santígüese! como se decía antaño.

Microenlaces

Canales de Noticias

Microenlaces
No. de visitas:370